Saltar al contenido

Viajar seguro en BlaBlaCar con tu perro: consejos y recomendaciones

bla bla car perros

En los últimos tiempos, los usuarios de Blablacar están experimentando un uso cada vez más frecuente de la aplicación para viajar con sus mascotas. Esta opción depende de la decisión del conductor o de la persona que ofrece el viaje, pero es cada vez más común. De hecho, durante los meses de verano, los clientes han solicitado esta opción más que en otras temporadas. A continuación, se presentan algunas recomendaciones para hacerlo.

Es posible viajar con mascotas en Blablacar

Blablacar, la empresa de transporte compartido de larga distancia que opera en España desde hace 12 años, es la opción preferida por muchos para realizar sus viajes. De hecho, ya cuenta con más de siete millones de usuarios. Esto significa que el 15% de los españoles utiliza este medio de transporte compartido, que ha experimentado un crecimiento favorable después de la pandemia.

Las razones detrás de este crecimiento son, por un lado, el aumento del precio de los combustibles para los conductores, y por otro lado, el ahorro en los viajes y la mayor seguridad de viajar con tres o cuatro personas que están debidamente identificadas en lugar de viajar en un autobús con otros 45 o 50 pasajeros.

Pero, al mismo tiempo, también es posible viajar con nuestras mascotas. De hecho, cada vez es más común encontrar perfiles que incluyen la posibilidad de viajar en Blablacar con sus perros, gatos y otros animales. Sin embargo, para hacerlo es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones y consejos para el transporte de nuestras mascotas.

Aspectos a tener en cuenta

Cuando un usuario organiza un viaje, ya sea largo o corto, debe indicar el trayecto y el precio por plaza y tramo. Según la compañía, el precio es establecido por el conductor al publicar su viaje y no se puede negociar ni aplicar diferentes tarifas entre los pasajeros. El precio es libre, pero se recomienda mantener límites razonables teniendo en cuenta la comodidad del vehículo y la disponibilidad para hacer desvíos. Esto también incluye la posibilidad de solicitar al conductor el transporte de nuestra mascota durante el viaje.

Por eso, es importante siempre preguntar antes. No todos los conductores están dispuestos a tener un perro en su coche, sin importar su tamaño, pelaje, personalidad o comportamiento. Es posible que aquellos que comparten su vehículo prefieran que las mascotas no suban. Por lo tanto, si tenemos la aprobación de nuestros compañeros de viaje y del conductor, debemos seguir algunas pautas.

Pregunta al anfitrión

Como se mencionó anteriormente, esto es lo primero que debemos tener en cuenta. Si planeamos viajar con nuestras mascotas en un Blablacar, incluso a distancias cortas, siempre debemos consultar la disponibilidad y la disposición del anfitrión para llevar a nuestra mascota con nosotros. También debemos tener en cuenta la opinión del resto de los pasajeros.

En general, la aplicación permite describir la opción en el perfil al que nos dirigimos. Si todo está correcto, entonces debemos reservar el número de plazas necesarias en el coche, considerando el tamaño del perro.

Un viaje estable y seguro

Una vez que tenemos la aprobación del anfitrión, al subir al coche debemos prestar atención a dónde vamos a colocar a nuestras mascotas en el Blablacar. Lo más importante es su seguridad, lo cual también asegurará la nuestra.

Lo más recomendable es que estén situados lo más cerca posible del respaldo para garantizar un viaje más estable. En este caso, es posible usar una rejilla divisoria, una red muy útil para vehículos con puerta trasera o turismos familiares, que asegura la correcta sujeción y separación entre el perro y los pasajeros del viaje compartido.

Juguetes y correas

Cuando subimos al coche, al igual que en casa o en su lugar habitual, es recomendable quitarles la correa a nuestras mascotas durante el viaje en Blablacar. Esto se debe principalmente a que las correas sueltas pueden llegar a ser peligrosas, ya que pueden lastimar a nuestras mascotas si se enganchan en algo.

También es importante que lleven consigo algún juguete, preferiblemente su favorito. Como mencionamos antes, pueden estar tranquilos, silenciosos o ser muy buenos… pero también, al estar con extraños en el vehículo en movimiento, pueden sentirse intranquilos. Por eso, tener su hueso favorito u otro objeto los hará sentir cómodos y relajados.

Alimentación

Además de llevar sus juguetes favoritos para que estén tranquilos y cómodos durante el viaje, debemos tener en cuenta que, al igual que cualquier ser vivo, los animales también pueden sufrir problemas estomacales o mareos. Por lo tanto, es igualmente importante cuidar su alimentación antes de partir.

Por tanto, y considerando algo que también apreciarán los demás pasajeros, es recomendable no alimentar a nuestra querida mascota al menos dos horas antes del viaje. Tampoco debemos alimentarla mientras el coche está en movimiento.

Medidas de seguridad y normas

Es esencial que como viajero y ocupante de un vehículo, tengas conocimiento de las medidas de seguridad y las normas, especialmente si viajas con perros. Según los datos de la DGT, el 89% de las mascotas viajan en automóviles y el 50% de los dueños no están familiarizados con las normativas para viajar con estos compañeros animales.

Para garantizar un viaje seguro en automóvil con tu perro y evitar que interfiera en la conducción o cause daños a los demás ocupantes en caso de frenado o movimientos bruscos, la DGT recomienda utilizar un arnés durante el trayecto.

Hidratación durante el viaje

Tanto en períodos calurosos como en condiciones de baja temperatura, es fundamental asegurar la comodidad y seguridad de nuestro fiel amigo en términos de su estado físico (y mental). Es vital que evitemos cualquier complicación, tanto para el bienestar del perro como para el de todos los ocupantes del vehículo. Por lo tanto, la hidratación debe ser constante.

Es importante mantener a tu mascota adecuadamente hidratada y protegida. Además, si tienes que hacer una parada para salir del automóvil, nunca dejes a tu perro dentro del vehículo, aunque esté a la sombra. Incluso en estas condiciones, el automóvil puede convertirse en un horno peligroso o, por el contrario, estar expuesto a temperaturas extremadamente frías.