Saltar al contenido

Hipoteca Legal Tácita: Definición, ejecución y ejemplos

hipoteca legal tacita

La hipoteca legal tácita es un mecanismo que garantiza una deuda tributaria a favor de la Administración Pública. Es una forma en la que el Estado se asegura el cobro prioritario de las deudas contraídas con él. Se trata de un derecho real que afecta directamente a impuestos relacionados con el bien en cuestión. Por lo tanto, si no se paga el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), Hacienda podría ejecutar una hipoteca legal tácita sobre la vivienda.

Definición de la hipoteca legal tácita

La hipoteca legal tácita es la garantía de una deuda tributaria con el Estado, las Comunidades Autónomas o las administraciones locales. Concede a estos acreedores la preferencia de cobro, incluso por delante de aquellos que estén inscritos como acreedores con anterioridad.

Es una forma en la que la Administración se asegura de cobrar los impuestos y tributos en caso de impago. Sin embargo, solo puede aplicarse para el cobro del ejercicio fiscal actual y el anterior.

Es importante destacar que solo puede afectar a los bienes gravados por el impuesto en cuestión. Aunque comúnmente se asocie la hipoteca con inmuebles, una hipoteca legal tácita puede afectar a cualquier bien que esté sujeto a un impuesto.

En el caso de las viviendas, estas podrían verse afectadas por una hipoteca legal tácita si el propietario no cumple con los impuestos correspondientes, como el IBI.

Ejecución de una hipoteca legal tácita

La ejecución de una hipoteca legal tácita sobre una vivienda solo puede llevarse a cabo una vez que se haya constatado la falta de pago del IBI después de haberse iniciado un procedimiento de apremio contra el contribuyente.

Esto significa que la hipoteca legal tácita no puede ejecutarse solo por el impago del IBI. El impago debe ocurrir dentro del plazo establecido y debe ir acompañado de una negativa a pagar la deuda contraída en el procedimiento de apremio que lo acompaña.

En ese caso, la Administración correspondiente tiene el derecho de utilizar la vivienda del deudor como forma de pago de la deuda, incluidos los intereses de demora, y con preferencia sobre otros acreedores.

El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) está estrechamente vinculado a las hipotecas legales tácitas, ya que estas solo pueden aplicarse a los bienes gravados por el impuesto impago.

El IBI es un impuesto municipal que debe pagarse anualmente y es de carácter obligatorio. Todos aquellos que sean propietarios de un inmueble en el municipio correspondiente deben pagarlo.

El no pago del IBI puede tener como consecuencia final la ejecución de una hipoteca legal tácita, en la cual el Ayuntamiento recuperará la deuda contraída con la propiedad del contribuyente que ha incumplido de manera reiterada con el pago.

Ejemplos de hipoteca legal tácita

Un ejemplo claro de hipoteca legal tácita es cuando no se paga el IBI. En este caso, si el contribuyente tampoco responde al requerimiento de pago por parte de la Administración, esta puede cobrarse la deuda utilizando el inmueble cuyo impuesto no se ha pagado a tiempo.

Es importante destacar que no se trata de una afectación de bienes, ya que este es un mecanismo diferente utilizado por la Administración para cobrar sus deudas. En la hipoteca legal tácita, el Estado tiene prioridad sobre otros acreedores, no requiere que el deudor sea declarado insolvente y solo puede reclamar los dos últimos años de impagos (el presente y el año anterior).

Además, es importante tener en cuenta que la hipoteca legal tácita no debe ser registrada, ya que surge de manera obligatoria por ley.

Roams proporciona un servicio gratuito de información y comparativa para ayudar a las personas a encontrar el producto que mejor se adapte a sus necesidades. Para garantizar la precisión de los datos presentados, realizamos investigaciones de mercado y análisis exhaustivos de los productos. Nuestra base de datos de hipotecas, préstamos, cuentas, tarjetas y depósitos se actualiza diariamente. Nuestro contenido es revisado regularmente por un equipo de redactores con experiencia y/o formación específica en finanzas.